Nariz
Las fosas nasales ejercen la importante misión de acondicionar el aire que respiramos antes de su paso a través de la faringe hasta llegar a los pulmones.

La nariz filtra en aire inspiratorio, calentándolo y humidificándolo mediante unas estructuras de tejido esponjoso que son los cornetes, que varían su tamaño mediante lo que se denomina el ciclo nasal.

La alteración de la función nasal va a repercutir negativamente en la salud, ya que las fosas nasales constituyen la primera parte del árbol respiratorio.

Problemas más frecuentes como la nariz tapada(+) por cornetes, pólipos, tabique desviado y otras causas, se resuelven mediante técnicas mini-invasivas, como la radiofrecuencia inducida, sin molestias post-operatorias y con una rápida recuperación para el paciente que se reincorpora a la vida laboral en unas horas.
 
“Unos cornetes grandes además de dificultar la respiración, pueden favorecer el ronquido que no es solo un problema social si no que podría ser causa de graves problemas de salud”.
 
“Un tabique desviado además de dificultar la respiración, puede alterar la estética nasal”.
diseño y desarrollo: webdreams