El oído y sus problemas
El oído no tiene porqué doler para que exista lesión
Cerca de una persona cada mil nace sorda y un número similar se quedan sordas durante la vida.

El 20% de los niños en edad escolar padecen alteraciones del oído sin manifestaciones de dolor. Este tipo de lesiones, no controladas, provocan más adelante modificaciones en función del oído originando SORDERA:

Sordera en la infancia
Esta sordera que comienza con la edad escolar es consecuencia de Otitis mal curadas, catarros, inflamaciones de la Trompa de Eustaquio, Vegetaciones o Adenoides, hipertrofia de Amígdalas, desviaciones del tabique nasal, etc…

En esta fase hay tratamientos médicos y quirúrgicos que evitan la sordera.
Sordera en los adultos
Si la enfermedad evoluciona sin control médico especializado las lesiones progresan originando perforaciones timpánicas, roturas de la cadena de huesecitos y formación de quistes causantes de supuraciones continuadas.
Un examen a tiempo evitará males posteriores
Afortunadamente hoy en día, en las Clínicas de alta especialización existen medios, aparatos modernos y sofisticados que permiten diagnosticar y corregir cualquier anomalía con operaciones quirúrgicas que no entrañan riesgos.
Vértigo-Mareo
Una parte del oído (el laberinto posterior) sirve para mantener el cuerpo en equilibrio. Cuando por cualquier causa se altera, aparece la sensación de vértigo (vertere: girar) o de mareo (angustia, desazón, náuseas, vómitos).

Aunque pueden ser muchas las causas del vértigo, en este síntoma siempre hay un compromiso del Sistema Laberíntico, ya a nivel periférico o central, bien de modo directo o indirecto.

Si fallan los tratamientos médicos, el vértigo puede ser eliminado mediante cirugía.
Ruidos de oído (acúfenos)
“El acúfeno, es un ruido que percibe el paciente y que le está causando sufrimiento.”

Un síntoma al que hay que darle la importancia que tiene ya que los acúfenos los pueden producir desde un simple tapón de cerumen, a un tumor del nervio acústico, pasando por una batería de enfermedades que solamente los ótologos pueden descifrar y tratar adecuadamente..
Una buena respiración nasal permite un correcto funcionamiento del oído medio
La hipertrofia adenoidea, los procesos catarrales, la alergia, las desviaciones del tabique, etc., son causas determinantes de una mala función nasal.

Tratamiento médico: (Autovacunas, aerosolizaciones), físicos (Radiofrecuencia de los cornetes), quirúrgicos (microcirugía de la nariz y del cavum), nos ayudarán a mantener permeable la Trompa de Eustaquio y en consecuencia el oído medio.
Funcionamiento normal del oído
El oído externo está representado por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo.

El oído medio está constituido por la membrana del tímpano y tres pequeños huesecillos (martillo, yunque y estribo).

Estas estructuras captan las ondas sonoras y las transmiten al oído interno amplificándolas y transformándolas para pasar de un medio aéreo a otro líquido. De esta forma se estimulan las células ciliadas del Órgano de Corti en la Cóclea (caracol) creando una corriente eléctrica que es transmitida por el nervio Acústico a la corteza cerebral, la cual reconoce tal estímulo eléctrico como sonido.
 
Audioprótesis
Las sorderas no corregibles quirúrgicamente pueden ser recuperadas mediante la adaptación de una prótesis acústica.

Estos aparatos que incluso pueden ir dentro del oído, deben ser ajustados por el audioprotesista con el visto bueno del médico especialista.

Deformidad del pabellón auricular
La más frecuente consiste en las orejas prominentes, también llamadas “orejas en asa” o “de soplillo”.

La solución para esta deformidad se realiza mediante una intervención quirúrgica denominada OTOPLASTIA (saber más).

Ejemplos multimedia de cirugía del oído.
Operación de reconstrucción de la cadena osicular Operación de miringoplastia
diseño y desarrollo: webdreams